lunes, 30 de agosto de 2010

Nuevo fármaco bloquea el virus del VIH y le impide infectar células sanas


Científicos de la Universidad de Utah (Estados Unidos) han logrado desarrollar en su laboratorio un prometedor fármaco, al que han llamado 'PIE12-Trimer', que sería capaz de bloquear el virus del sida, impidiendo que ataque a las células de la persona infectada y se reproduzca en el organismo.

El hallazgo, publicado en el último número del Journal of Virology, sólo se ha mostrado eficaz en modelos animales, aunque los investigadores esperan que las pruebas en humanos comiencen en "dos o tres años" y avanzan que será desarrollado como un microbicida vaginal de uso tópico, si los experimentos tienen éxito.

'PIE12-Trimer' está compuesto por tres péptidos-D combinados que bloquean un "bolsillo" sobre la superficie del virus del sida fundamental para la entrada del VIH en la célula. "Ahora los ensayos clínicos determinarán si 'PIE12-Trimer' es tan eficaz en la gente como lo es en el laboratorio", explica el profesor asociado de Bioquímica de la Universidad de Utah y autor principal del estudio, Michael Kay.

El nuevo fármaco ha sido diseñado como un único "condensador de resistencia" que provee a la célula con una defensa eficaz contra la aparición de virus resistentes a los fármacos actuales. Los péptidos tienen en general un gran potencial terapéutico, pero a menudo pierden eficacia por su rápida degradación una vez entran en el organismo.

En este sentido, los péptidos-D son versiones modificadas de los péptidos naturales que tienen una mayor resistencia y no se degradan tan fácilmente en el cuerpo, lo que les otorga una mayor potencia y eficacia a largo plazo frente al sida. "El VIH puede desarrollar rápidamente resistencias frente a los actuales medicamentos, por ello es necesario la investigación y el desarrollo constante de nuevos fármacos con la esperanza de ir un paso por delante de la evolución del virus", comenta Kay.

De hecho, en su dispersión global, el VIH se presenta en múltiples versiones y tiene la capacidad de transformarse rápidamente para ofrecer resistencias a los fármacos utilizados habitualmente. A este respecto, el modelo de virus utilizado por los investigadores de la Universidad de Utah fue el que contenía el "bolsillo" más resistente y más frecuente en todo el mundo, especialmente presente en el Sudeste asiático, Sudamérica, Estados Unidos y África.