viernes, 22 de enero de 2010

El asteroide 2010 AL30 nos rozará

Nuevamente la Tierra sera prácticamente rozada por un asteroide. El evento tendrá lugar hoy, a las 13.26, hora peninsular, cuando el objeto de quince metros de largo y conocido como 2010 AL30 pase a solo 128.750 kilómetros de distancia de nuestro planeta. En términos astronómicos, esa distancia es casi despreciable, y solo representa la tercera parte de la que nos separa de la Luna. La NASA ha descartado que pueda producirse un impacto, y será seguido se cerca por varios telescopios. ¿Qué tan eficientes somos detectando este tipo de objetos espaciales?


Hace unos días los científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) descubrieron un objeto extraño en las cercanías de la Tierra. Tan cerca se encontraba, que en un primer momento se pensó que podría tratarse de algo construido por el hombre, como algún tanque de combustible descartado en alguna misión espacial o un satélite fuera de servicio. Sin embargo, observaciones posteriores determinaron que el ahora denominado 2010 AL30 no es otra cosa que un trozo de roca de unos 15 metros de largo. La NASA, que cuenta con toda la tecnología necesaria para hacer un seguimiento y calcular la trayectoria de estos objetos, ha determinado que a pesar de lo cerca que se encuentra no impactará contra la Tierra. En el momento de mayor aproximación, el AL30 pasará a solo 128.750 kilómetros de distancia de nuestro planeta, la tercera parte de la que nos separa de la Luna.

Un cascote como este puede darnos en cualquier momento.


Si bien un asteroide de ese tamaño no tiene el potencial de terminar con la vida sobre la Tierra (ni mucho menos), un impacto semejante tendría el poder equivalente a un buen puñado de bombas nucleares. Si tuviésemos la mala suerte de que nos diese en -por ejemplo- el centro de Europa u otra zona igualmente poblada, las víctimas directas ascenderían a decenas o cientos de millones. Parece que esta vez saldremos ilesos del encuentro, pero -como es lógico- no siempre tendremos tanta suerte. Esto nos obliga a plantearnos seriamente la necesidad de construir de forma urgente un sistema de vigilancia espacial que sea realmente efectivo. Por primera vez en millones de años la Tierra cuenta con la tecnología necesaria para desarrollar un sistema capaz de avistar rocas de ese tamaño a distancias considerables. Sería lamentable que por falta de fondos o decisión política no lo hagamos, y recibamos un cascotazo cósmico que elimine en un segundo más vidas que todas las estúpidas guerras que hemos padecido a lo largo de la historia.

A las 13.26, hora peninsular, el bólido pasará rozando el planeta y volverá a perderse en el espacio. Luego de que el MIT emitiese el alerta, su imagen pudo ser captada por astrónomos italianos del Observatorio de Remanzacco. La polémica sobre si era o no un asteroide tuvo lugar por que su período orbital es casi idéntico al de la Tierra. Una vez que la NASA calculó su órbita, se supo que este objeto alcanza la órbita de Venus en su punto más cercano al Sol y casi la de Marte en su punto más lejano, atravesando la trayectoria que describe la Tierra en un ángulo muy pronunciado. Se supone que cerca de dos millones de pedruscos como este deambulan por las cercanías de la Tierra, y que uno de este tamaño nos roza -sin que lo sepamos- una vez por semana en promedio. Se supone que las rocas de menos de 25 metros de diámetro explorarían al entrar en contacto con la atmósfera, causando escasos daños materiales, pero parece poco razonable confiarse totalmente a la eficiencia de nuestra atmósfera como único escudo defensivo.