viernes, 14 de mayo de 2010

¿Por qué cantamos en la ducha?


¿Te parece que tu voz suena mejor cuanto entonas una canción en la ducha? La clave está en la física. Las paredes duras y lisas de baño hacen que esta habitación actúe como una caja de resonancia, de modo que las ondas sonoras se reflejan en las paredes, aumentando la intensidad del sonido y haciendo que nuestra voz parezca mucho más potente. Además, debido a la reverberación la voz se mantiene más tiempo en el aire después de emitir cada nota.

Por si fuera poco, las notas graves suenan más y permanecen más tiempo en el aire que las agudas. Puesto que es en las notas graves donde menos erramos los “cantantes amateur”, la melodía suena casi tan bien como lo haría en un estudio de grabación.

1 comentario:

Coqui dijo...

Genial el artículo, pero discrepo en un punto. Yo no canto porque cante mejor. Canto porque con el ruido del agua me oigo menos y me da menos vergüenza. Me pasa a veces cuando un ruido es suficientemente fuerte para disimular mi voz. Canto a veces cuando llega el metro o el tren y no hay nadie a menos de un par de metros. Siento una liberación en el hecho de cantar un poquito rodeado de gente pero sin que puedan oírme. Creo que esa es la explicación del porqué canto yo en la ducha.

¿Estaré majara?

Un abrazo