lunes, 2 de marzo de 2009

La vitamina B previene la perdida de vision asociada a la edad

Tomar ácido fólico y vitaminas B6 y B12 le permitiría a las mujeres conservar la visión a medida que envejecen, demostró un estudio publicado en Archives of Internal Medicine.

De entre 5.205 mujeres de 40 años o más, aquellas que al azar habían tomado la combinación vitamínica eran un 35 por ciento menos propensas a desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), un deterioro de la retina que es la causa principal de pérdida de la visión entre los adultos mayores en Estados Unidos.

"No existe otra forma de reducir el riesgo de aparición de la DMAE si no es con la cesación tabáquica y éste es el primer indicio de que podríamos hacer algo más", dijo a Reuters Health el doctor William G. Christen, del Brigham and Women's Hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.

Pero los resultados, dijo el experto, deberían confirmarse antes de recomendar el uso de vitaminas para la prevención de la DMAE.

Estudios previos habían asociado los altos niveles de homocisteína, un subproducto del metabolismo de las proteínas, con el riesgo de DMAE, mientras que el aumento de la homocisteína es un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y vascular, indicó el equipo.

Tomar ácido fólico y vitaminas B6 y B12 puede reducir los niveles de homocisteína.

Para investigar si eso reduciría también el riesgo de DMAE, los autores analizaron a las participantes de un estudio sobre los efectos de la combinación vitamínica en el riesgo de enfermedad cardíaca.

A las mujeres se les había indicado tomar 2,5 miligramos de ácido fólico, 50 miligramos de vitamina B6 y 1 miligramo de vitamina B12 por día, o placebo. "Esos niveles superan varias veces las dosis obtenidas con una multivitamina simple", dijo Christen.

Todas las mujeres tenían enfermedad cardíaca o por lo menos tres factores de riesgo para el corazón, como hipertensión o diabetes.

Durante los 7,3 años de seguimiento, 137 participantes desarrollaron DMAE; 70 de ellas tenían un nivel de alteración visual significativo.

A los dos años del estudio, las mujeres que consumían las vitaminas comenzaron a mostrar una disminución del riesgo de DMAE, a diferencia de aquellas en el grupo "placebo".

En general, 55 mujeres que consumieron las vitaminas desarrollaron DMAE, comparado con 80 participantes del grupo "placebo"; 26 de la cohorte que consumió vitaminas tenía enfermedad visualmente grave, a diferencia de 44 mujeres del grupo "placebo".

Las participantes que tomaron las vitaminas eran un 34 por ciento menos propensas a desarrollar DMAE y tenían un 41 por ciento menos riesgo de padecer DMAE grave.

Se desconoce si las vitaminas protegieron la visión al reducir los niveles de homocisteína mediante efectos antioxidantes, o al mejorar la función vascular, explicó el equipo.

Los autores concluyeron que se necesitan más estudios para explicar el mecanismo de acción y confirmar los resultados en otros grupos de personas.