miércoles, 18 de marzo de 2009

El VIH cambia en cada zona del mundo

Se sabe que la epidemia de VIH es muy distinta en cada parte del mundo, pero hasta hoy no se sabía porqué.

Y éste ha sido uno de los principales obstáculos con que se han enfrentado los científicos para encontrar una vacuna efectiva contra la infección.

Ahora sin embargo, un equipo internacional de investigadores descubrió que el virus que causa el Sida es capaz de mutar y adaptarse de forma distinta en cada población del planeta.

Los investigadores, que publican el estudio en la revista Nature, encontraron un gen que es muy común en países de África, pero poco común en Europa y América del Norte y que hace a la gente responder de distinta forma a la infección del VIH.

Adaptación del virus

En la investigación, llevada a cabo por más de 40 científicos de varios países, se analizaron los datos de casi 3.000 individuos infectados con VIH originarios de 5 continentes.

"Éste estudio es la culminación de muchos años de trabajo y colaboración intensa en muchos países" dijo a BBC Ciencia el profesor Christian Brander, del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona.

"Y demuestra que hay una asociación directa entre la genética del individuo y la forma como se adapta el virus en distintas partes del mundo".

En estudios previos llevados a cabo Sudáfrica y Boston los científicos descubrieron que un gen, llamado HLA-B1503, es muy frecuente en el país africano país pero muy poco común en América del Norte.

Éste gen está involucrado en la respuesta inmune del organismo ante el VIH induciendo la defensa de las llamadas células T.

Se cree que las células T son las responsables del control de la propagación del VIH en el organismo y el desarrollo del Sida.

Tal como señala el científico "el gen HLA-B1503 codifica unas proteínas que tienen la función de "presentar" pequeñas porciones del virus a las células T, para que éstas puedan eliminar a las células infectadas por el virus.

"Pero descubrimos que estas pequeñas porciones del virus no estaban presentes -o habían sido eliminadas- en la población donde el gen era muy frecuente, como Sudáfrica".

"Y sin embargo en Boston estas porciones estaban presentes en el virus y podían inducir una respuesta inmune muy fuerte, provocando que los individuos que tenían ese gen fueran portadores de largo plazo no progresivos".

"Ésta es gente que puede vivir con el virus sin necesidad de tratamiento", expresó el investigador.

Bueno y malo

Así los científicos se dieron cuenta que éste gen podía ser "excelente" en regiones donde era poco común, pero bastante perjudicial en las regiones donde era muy común.

"Esto reveló que el virus evidentemente había mutado y se había adaptado a esta presión inmune tan común".

Es decir, en zonas donde el gen es más frecuente, el virus de VIH puede modificarse y hacerse "invisible" a la respuesta de las células T.

Basados en este conocimiento los investigadores analizaron los datos de 2.800 personas contagiadas con VIH y procedentes de todas las regiones del mundo.

Y tras estudiar los tipos de virus de las distintas poblaciones y los diferentes perfiles genéticos descubrieron un vínculo entre la genética del individuo y la adaptación del virus.

"Y esto no fue una coincidencia de un gen simple entre dos personas -expresó el investigador- sino es una asociación que encontramos a nivel global".

Vacunas regionales

Tal como señalan los investigadores, este vínculo entre la genética del individuo y la adaptación del virus demuestra que las diferencias regionales en la genética humana deben ser consideradas en el diseño de una vacuna contra el VIH.

Según el profesor Brander, quizás en el futuro se deba contemplar el diseño de vacunas específicas para las distintas regiones del planeta.

Los investigadores están ahora ampliando la investigación a más zonas del mundo, incluida América del Sur, donde el profesor Brander ha estado llevando a cabo estudios desde hace varios años.

"En Perú hemos estudiado también la variabilidad genética del huésped en la infección de VIH y encontramos el mismo comportamiento que en América del Norte y en Europa", explicó.

"Pero también encontramos algunas diferencias que ahora estamos tratando de entender más a fondo".

El objetivo, afirma el científico, es poder diseñar una vacuna específica para esta región y que pueda ser probada en Perú.

"No se trata de diseñar una vacuna para cada "pueblito" del país sino vacunas para cada una de las grandes regiones del mundo", señaló el científico.