miércoles, 4 de febrero de 2009

Las 10 plagas naturales del siglo XXI

Desde las hormigas hasta las palomas, las plagas atormentan a todo el mundo. Pican, muerden, destrozan cosas y portan enfermedades. A continuación una selección de algunas de las criaturas más molestas que puedes encontrarte y trucos para deshacerse de ellas. El primer paso para librarse de una plaga en casa es eliminar su sustento de vida: Agua, comida y refugio.

1. Supermicrobios


El uso excesivo de antibióticos ha desarrollado esta plaga relativamente nueva, resistente a casi todos los antibióticos. La bacteria causa infecciones por estafilococos, infecciones de la válvula del corazón y pulmonía, es un ejemplo clásico de supervivencia Darwinista: Sólo lo más fuertes sobreviven a un ataque violento de antibióticos y son capaces de reproducirse. Sus descendientes, los supermicrobios, son a menudo encontrados en hospitales, residencias y otros lugares donde la gente cae enferma a menudo. La mejor defensa es sorprendentemente fácil: Lávate las manos.

2. Ratas


Como el grupo más grande de mamíferos de la Tierra, las ratas dañan construcciones haciendo nidos, muerden cables eléctricos y causan incendios. En la edad media, murieron millones de europeos después de ser mordidos por las pulgas de los roedores portadoras de la bacteria de la peste. Esconde la comida y basura de las ratas, pueden trasmitir también el tifus, triquinosis e intoxicación alimenticia.

3. Mosquitos


Para alimentar a sus huevos, la hembra se alimenta de sangre animal y humana pudiendo transmitir enfermedades como la malaria, dengue y el virus del oeste del Nilo. Dos días después de que una hembra pone sus huevos, están preparados para eclosionar, pero pueden resistir meses de sequía. Limpiando las zonas con agua estancada se previene de las eclosiones. También se pueden utilizar peces para que se coman a los insectos.

4. Palomas


Las palomas portan enfermedades que pueden afectar a los humanos debilitando el sistema inmunológico, pero su suciedad es su peor arma. Los excrementos desfiguran los edificios y pueden dañar a largo plazo su arquitectura. Para evitar la suciedad nauseabunda, no hay que alimentar a los pájaros. Construcciones a prueba de palomas reemplazando las tejas dañadas, tapando agujeros e instalando pinchos o alambres donde acostumbran a estar.

5. Conejos


Los conejos roen el césped, hortalizas, jardines de hierba e incluso mangueras de plástico para regar y además, se multiplican como conejos. También pueden propagar una enfermedad bacteriana seria llamada tularemia. Para protegerse de esta especie invasora, las granjas australianas empezaron a construir en 1901 la Valla a Prueba de Conejos, la valla más larga del mundo (y aparentemente la más incompetente). Mantener a los conejos fuera de un terreno vallado implica tapar todo agujero pequeño.

6. Cucarachas


Las cucarachas necesitan apenas una grieta en la pared tan fina como un euro para llevar gérmenes a tu casa. Su habilidad para adaptarse es la clave de sus 200 millones de años de historia. Aún así, sólo pueden sobrevivir sin agua una semana. Haz que estén sedientas echando Lysol en el inodoro y desagües.

7. Ciervos


Los ciervos se comen todo lo que está en su camino como jardines y césped, por lo que son un tráfico peligroso y llevan garrapatas de los venados que transmiten la enfermedad de Lyme. Para mantenerlos a raya, hay que plantar plantas aromáticas que no les gusten como lavanda, romero y salvia. En zonas boscosas, meterse los pantalones por dentro de los calcetines y controlar regularmente las garrapatas de las mascotas.

8. Hormigas


Las hormigas dejan rastros de olor para comunicarse entre ellas y encontrar el camino a casa. Cuando veas un camino de hormigas, empieza desde la fuente de comida y borra el rastro con agua jabonosa y una esponja. A las hormigas tampoco les gusta la vaselina, pimienta molida, canela y ácido bórico, que puede ser usado para bloquear la entrada del camino. Estos métodos son peligrosos y más si tienes niños pequeños.

9. Moscas


Mientras las moscas adultas se meten en tu comida y bebida, se cagan en ella. Para digerir alimentos sólidos, los convierten en liquido regurgitándolo. Éstos hábitos antihigiénicos transmiten enfermedades. Para defenderse contra ellas, coloca cortinas en puertas y ventanas, y cubre la comida.

10. Chinches

Comprobando las sábanas por la noche es la mejor oportunidad para pillar a estos bichos cuando están al acecho para darse un tentempié a media noche de sangre caliente. Para detenerlos y que no suban a tu cama, cubre las patas de los muebles con vaselina o aceite mineral, en el suelo coloca una barrera de tiza o una cinta de doble cara alrededor de las patas de la cama.