viernes, 20 de febrero de 2009

Gran isla artificial

Siguen generándose mega proyectos en Dubai, en este caso en la costa noroeste. Uno de los más ambiciosos que se llevarán a cabo en los próximos años es la -Waterfront City- una ciudad diseñada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas.



Ciudad diseñada por la Office for Metropolitan Architecture


Esta nueva ciudad, diseñada por la Office for Metropolitan Architecture [OMA] dirigida por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, se suma a las extravagantes obras que se han hecho en Dubai en los últimos años, como: el famoso Hotel de 7 estrellas, Burj Al Arab, con forma de vela; una pista de nieve bajo techo; unas espectaculares torres bailarinas; un enorme centro de descanso subacuático [Hydrópolis], parques temáticos [Worlds of Discovery], el puente con el arco más grande del mundo y todo lo que la imaginación, los caprichos de los arquitectos y los petrodólares de los empresarios árabes permitan crear.

El principal objetivo de este proyecto, encargado por la empresa inmobiliaria Nakheel –promotora también de muchas de las obras antes mencionadas-, fue diseñar una ciudad de alta densidad en la que sus ciudadanos no dependieran del automóvil. De esta forma, la ciudad de Waterfront fue planeada por Rem Koolhaas –un especialista en el fenómeno de la congestión- con la densidad de la isla Manhattan en mente, como una metrópoli compacta.

Paradójicamente, el lugar en donde se ubicará el proyecto es un territorio en donde no hay prácticamente nada, ni islas, ni gente, ni nada, pues se ubicará a un lado de la costa y sobre el agua, por lo cual fue necesario crear 5 islas artificiales: una isla central y los barrios de Al soor, el Boulevard, la Marina y el Madinat, que se distribuirán en un área total de 140'000,000 de metros cuadrados. En la ciudad habitarán 92,000 personas y trabajarán 310,000.


La nueva ciudad estará unida a la ya existente por modernos puentes por donde discurrirán trenes, autobuses y otros medios de transporte. Además contará con un gran helipuerto capaz de albergar hasta 40 helicópteros.


En Waterfront se conjugarán áreas residenciales, de comercio y cultura para crear un centro altamente activo dentro de la ciudad. Así también se ha diseñado un parque central, mezquitas y lugares icónicos abiertos a todo el público para que tanto los turistas como los habitantes tengan la posibilidad interactuar con la ciudad a nivel de la calle.

El corazón de este desarrollo, que es la isla central, se dividirá en 25 cuadras idénticas. Como extraídas de la Gran manzana, filas ordenadas de espectaculares y relucientes torres de diferentes alturas y espesores le darán forma al paisaje urbano.


Koolhaas y su Oficina para la Arquitectura Metropolitana [OMA] combinaron en este lugar 2 conceptos, el del híbrido de lo genérico [ciudad genérica] y lo fantástico. De esta forma, el fenómeno de la disneyficación, el de los espacios -reales- fabricados artificialmente, tan celebrados por los teóricos norteamericanos de la postmodernidad ahora está presente en Oriente medio, en una versión miniaturizada de Manhattan.

A pesar de las intenciones de Koolhaas, Waterfront se contrapone a la Metrópoli moderna, primero porque a diferencia de Nueva York -ciudad que como bien relata Koolhaas en su manifiesto retroactivo [publicado en 1978] es el resultado de una verdadera vida urbana, de los conflictos de sus ciudadanos, del trabajo y del placer- esta nueva ciudad surge como un experimento de laboratorio. Segundo porque la escala de Waterfront es demasiado pequeña como para considerarse como ciudad por lo cual –y a pesar de los deseos de su creador- esta urbanización –o maquetita de Manhattan- apenas podrá considerarse como un pequeño barrio urbano.

Este nuevo proyecto confirma que Dubai –o Dubailandia- más que un paradigma del urbanismo y de la arquitectura del siglo XX, se ha convertido en una ciudad de parques de diversiones, donde el ego de los empresarios y de los arquitectos es lo que motiva los proyectos. Los edificios de Dubai son íconos aislados y Waterfront City será otro parque de diversiones, al que sólo los millonarios podrán acceder.