miércoles, 2 de junio de 2010

El turmérico y la pimienta negra podrían evitar el cáncer de mama

Compuestos dietéticos derivados de las especies turmérico y pimienta negra podrían ayudar en la prevención del cáncer de mama debido a que limitan el crecimiento de las células madre en esa región, las cuales promueven el crecimiento de un tumor, asegura un estudio de la Universidad de Michigan.
La investigación, publicada en la revista Breast Cancer Research, and Treatment, sugiere que los compuestos dietéticos curcumín, derivado de la especie india turmérico, y piperina, de la pimienta negra, aplicados a las células madre de mama disminuye el número de éstas sin afectar las células normales. La conclusión surgió de un experimento realizado donde se aplicó una solución de curcumín y piperina a cultivos de células, equivalente a 20 veces la potencia de lo que podría consumirse en la dieta. Sin embargo aún no se prueba con pacientes, lo que se estima se hará en una segunda fase de la investigación que empezará hasta la próxima primavera. En las pruebas se encontró que la piperina realza los efectos del curcumín y ambos compuestos interrumpen el proceso de auto renovación que es característico de las células madre y que inician un cáncer. Al mismo tiempo los compuestos no tuvieron efecto sobre la diferenciación celular, que es el proceso normal de desarrollo de las células. El estudio desarrollado por especialistas del Cenro Integral del Cáncer de la Universidad de Michigan, destaca que, de acuerdo con estadísticas nacionales, durante el 2009 unas 194 mil 280 personas en Estados Unidos tendrían un diagnóstico de cáncer de mama y 40 mil 610 morirían por esa enfermedad. La autora principal de la investigación, Madhuri Kakarala, profesora de la Escuela de Medicina de la UM y especialista del Sistema de Salud VA, de Ann Arbor, Michigan, explicó que actualmente las quimioterapias no dan resultados contra las células madre de cáncer que se encuentran en numeros reducidos dentro de un tumor, por lo que el mal se propaga. Los investigadores creen que la eliminación de estas células madre es la clave para controlar el cáncer, "Si podemos limitar el número de ellas podemos limitar el número de células con el potencial de formar tumores", expresó Kakarala. "La posibilidad de que haya compuestos dietéticos que puedan ayudar a combatir el cáncer es atractiva, y el curcumín y la piperina parecen tener una toxicidad muy baja para el tejido de mama normal”, agregó la especialista. Actualmente, las mujeres con un alto riesgo de cáncer de mama tienen como opción el tratamiento preventivo con los medicamentos Tamoxifén o Raloxifén, sin embargo, la mayoría desiste del mismo debido a sus efectos secundarios y su alta toxicidad.