lunes, 17 de octubre de 2011

¿Qué hace que un mellizo de raza mixta sea blanco o negro?

Desde el punto de vista genético, una pareja europea formada por dos personas de diferente raza que esté esperando gemelos tiene una probabilidad de 1 entre 500 de que los bebés tengan un color de piel diferente.

Hace 50 años, estos casos eran prácticamente desconocidos, pero con el aumento de las relaciones de pareja interraciales han aumentado.

En Reino Unido nacen cada año unos 12.000 pares de gemelos, pero tan solo unos pocos lo hacen con un color de piel diferente.

"Cuando lo pienso me digo 'ahí esta mi hija y tiene un color de piel totalmente diferente' y me parece extraño que yo la haya creado", explica Shirley Wales, quien dio a luz a mellizos.

Su hijo Leo tiene la piel negra y su hija Hope blanca.

Shirley, quien vive en West Yorkshire, en el norte de Inglaterra, es de raza mixta y el padre de sus gemelos es blanco.

Describe a su hija como "el doble" de su padre, pero está convencida de que esta no debe olvidar su herencia racial mixta.

"Su color de piel es blanco, pero es de raza mixta", explica.

"Si algún día tengo que rellenar un formulario, aunque sea blanca, diré que mi hija es de de raza mixta porque quiero que se sienta orgullosa".

Variantes genéticas

Para averiguar cómo ocurrió este fenómeno y saber más sobre su propio perfil genético, Shirley se sometió a una prueba de ADN.

Shirley fue adoptada cuando tenía cuatro años y su madre natural es afrocaribeña, mientras que su padre era británico blanco.

Las pruebas de su ADN revelaron que, genéticamente, ella es un 50% africana y un 50% europea.

Esto es algo inusual y los resultados sugieren que la madre de Shirley tenía raíces puramente africanas y que sus antepasados se trasladaron de África al Caribe recientemente.

De media, los afrocaribeños son una quinta parte europeos en su ADN, debido a la historia de nacimientos de raza mixta que se remontan al siglo XVII y al colonialismo británico en el Caribe.

El doctor Jim Wilson, un genetista de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, quien analizó las pruebas de Shirley, asegura que la diferencia en el color de la piel de sus mellizos se puede atribuir a sus ancestros y a la herencia casual de diferentes variantes genéticas.

"El color de nuestra piel es determinado por una serie de variantes genéticas, al menos 20, aunque podrían ser algunas más", señala Wilson.

"Algunas de las variantes las conocemos y otras no las conocemos todavía, y en cada uno de esos genes que influencian el color de nuestra piel, tiende a haber dos o más variantes. Una de ellas produce un color de piel más oscuro y la otra produce un color de piel mas claro", explica Wilson.

Estas variantes genéticas controlan la cantidad de melanina o pigmento que se produce en la piel. Independientemente de los genes particulares que un niño hereda de sus padres y ancestros, se trata de un proceso casual.

"Pienso en ello como una baraja de cartas", explica Wilson. "Imagínese que está en el casino y le han entregado una mano de cartas. Algunas serán negras y otras rojas. Shirley pasó por casualidad más variantes del color de piel europeo a su hija Hope, mientras que más de las africanas, por casualidad, fueron a parar a Leo".

Según el doctor Wilson, genéticamente una pareja europea de raza mixta que espera gemelos tiene una probabilidad de 1 entre 500 de que estos nazcan con diferente color de piel. Esta proporción solo se aplica a los mellizos porque son concebidos de dos óvulos fertilizados por dos espermatozoides.

Como en la paleta de un pintor, en la piel la presencia de pigmento domina la ausencia de pigmento, por lo que el hecho de que Hope sea blanca es bastante inusual.

Los resultados de las pruebas de ADN de Shirley también mostraron que es portadora del gen del pelo pelirrojo, por lo que cabe la posibilidad de que Hope sea pelirroja cuando crezca.

"Vulnerabilidad"

Además de las diferencias genéticas, también hay factores emocionales y psicológicos a tener en cuenta.

A Moesha, de 12 años de edad y que vive en Glasgow, Escocia, le cuesta adaptarse. Ella es blanca y su hermana melliza Ebony y su madre Stacey son negras.

"Me gustaría ser más como mi madre", asegura, "porque tiene un color bonito y me gustaría tenerlo a mi también".

Stacey cree que la diferencia en el color de piel de su hija ha tenido un efecto negativo en su autoestima y su imagen corporal.

"Moesha no tiene seguridad en sí misma", explica. "Ebony está muy segura de sí misma. Lo que ves es lo que es. Moesha es más vulnerable. Intenta encajara pero no creo que sepa donde encaja".

Moesha fue acosada en la escuela primaria por no tener el mismo color de piel que su madre, lo que le hizo sentirse diferente a su familia.

"En el pasado ha dicho 'no soy parte de esta familia. No soy del mismo color', explica Stacey. "Y yo solo le digo 'tu color proviene de tu padre'".

"Somos solo hermanos"

Uno de cada diez niños en Reino Unidos es de raza mixta y esta cifra no deja de aumentar. Es probable que los mellizos blancos y negros sean cada vez mas comunes.

"Las actitudes sociales evolucionarán a medida que este fenómeno aumente", explica el doctor Wilson.

Los hermanos gemelos ingleses Thomas y Wesley Charnock, de 29 años, han sido víctimas del racismo por su color de piel diferente.

Thomas dice que a su hermano Wesley, que es blanco, le ha costado más enfrentarse a los comentarios racistas, porque la gente no se da cuenta de su raza mixta.

"Es algo oculto", explica Thomas. "Si alguien lo viera andando por la calle no se daría cuanta de que su madre es negra y que tiene herencia africana. Creo que por eso este asunto le molesta más".

Wesley asegura que los comentarios racistas son cosa de personas cerradas de mente.

"Al final solo somos hermanos" asegura, "y no nos vemos diferentes a nadie".