jueves, 2 de abril de 2009

Británico de 73 años volvió a ver gracias a ojo biónico




Un británico que había perdido la vista hace 30 años recuperó parcialmente la visión tras recibir un implante de un ojo biónico. El hombre, conocido como Ron, de 73 años, se había sometido a la operación quirúrgica experimental hace siete meses en el Hospital Moorfield´s de Londres.

Ron afirmó que tras recibir el ojo biónico, conocido como Argus II, puede ahora seguir las líneas blancas en la calle e incluso juntar pares de calcetines. El ojo biónico utiliza una cámara y un procesador de video montado en un anteojo para enviar imágenes captadas sin necesidad de cables a un pequeño receptor en la parte externa del ojo.

Luego, el receptor traslada la información a través de un cable minúsculo que conecta electrodos a la retina, la capa más interna del globo ocular y el tejido fotorreceptor.

Cuando esos electrodos son estimulados, envían mensajes a través del nervio óptico al cerebro, que puede percibir patrones de luz y sombras correspondientes a los diferentes electrodos estimulados.

Los médicos británicos esperan que los pacientes pueden aprender a interpretar los patrones visuales para producir imágenes con sentido.

El ojo biónico fue creado por la compañía estadounidense Second Sight y hasta el momento 18 pacientes en distintos países del mundo, entre ellos en Gran Bretaña, ya utilizan ese dispositivo ocular.

El objetivo del ojo biónico es ayudar a pacientes como Ron, que perdió la vista por una retinitis pigmentosa, enfermedad ocular que causa la degeneración de la retina. La enfermedad avanza con los años y destruye por completo la visión.

Se estima que entre 20.000 y 25.000 personas sufren de esa enfermedad en Gran Bretaña.

"Durante 30 años no he visto absolutamente nada, ha sido todo oscuridad. Pero ahora puedo ver algo de luz. De repente, poder ver luz nuevamente es realmente maravilloso", declaró Ron a la BBC.

"Ahora puedo diferenciar calcetines blancos, grises y negros. Mi única ambición es poder salir una noche clara y bella y ver la luna", agregó.

Por su parte, el oftalmólogo a cargo de la intervención quirúrgica del paciente, Lyndon da Cruz, declaró que Ron está comenzando a interpretar con más claridad los estímulos visuales del ojo biónico.

"Estamos muy entusiasmados por el progreso de esta prueba. Los implantes han sido estables y funcionaron después de seis meses, con percepciones visuales consistentes generadas por el aparato", subrayó.

"El período de prueba sigue siendo inspirador en términos de presentar un paso adelante muy real y tangible para el tratamiento de pacientes con pérdida total de visión", continuó.

Según el experto, el ojo biónico "aún está en sus comienzos" y agregó que más pruebas y evaluaciones "determinarán el éxito de la nueva tecnología".

En ese sentido, Gregoire Cosendai, del grupo de caridad Second Sight, declaró que el ojo biónico "será invalorable", aunque admitió que aún falta mucho por mejorar.

"Aún no llegamos al punto deseado, pero trataremos de analizar cuál será la mejor forma para el uso en la vida diaria", concluyó.

El progreso de Ron y su ojo biónico fue seguido en un documental de la BBC para su ciclo de ciencia Inside Out, que será televisado esta noche en Gran Bretaña.