jueves, 30 de octubre de 2008

El agua en botella, un problema medio ambiental global

> Los consumidores de todo el mundo gastan colectivamente cada año más
> de 100 mil millones de dólares en agua en botella en la creencia -a
> menudo equivocada- de que es mucho mejor. El consumo mundial de agua
> envasada creció a 155 mil millones de litros en 2004, 57 por ciento
> más que en 1999.
>
> 'Incluso en áreas donde existe agua de pozo segura para beber, la
> demanda en aumento de agua envasada está produciendo basura
> innecesaria y consumiendo grandes cantidades de energía', asegura un
> informe de la investigadora Emily Arnold, del Earth Policy Institute
> (Instituto de Políticas de la Tierra). Aunque en muchos lugares del
> mundo, incluyendo Europa y EEUU, existen regulaciones para controlar
> su calidad, el agua en botella puede costar hasta 10.000 veces más. Un
> galón de agua envasada en EEUU puede llegar a costar hasta más de 10
> dólares (o sea, 2,64 dólares por litro), más del doble que la
> gasolina.
>
> 'No se cuestiona que el agua potable limpia y barata sea esencial para
> la salud de nuestra comunidad global' -afirmó Arnold- 'pero el agua
> envasada no es la respuesta en el mundo desarrollado, ni es la
> solución a los problemas de 1.100 millones de personas que carecen de
> un abastecimiento de agua segura. Ampliando y mejorando el tratamiento
> de aguas y el saneamiento de los sistemas existentes es más factible
> proporcionar fuentes seguras y sustentables de agua en el largo
> plazo'.
>
> Los países miembros de Naciones Unidas acordaron reducir a la mitad
> la proporción de gente que carece de acceso confiable y duradero al
> agua potable segura para el año 2015. Para alcanzar esta meta, habría
> que duplicar los 15 mil millones de dólares destinados cada año al
> abastecimiento y saneamiento del agua. Mientras que esta cantidad
> puede parecer enorme, empalidece en comparación a los 100 mil millones
> estimados como el gasto anual en agua envasada.
>
> El agua potable nos llega a través de una infraestructura que gasta
> energía de manera económica, mientras que el agua envasada se
> transporta a distancias a menudo largas a través del territorio
> nacional, por barco, tren, avión y camiones. Esto implica quemar
> cantidades masivas de combustibles fósiles.
>
> Por ejemplo, en 2004 sólo una compañía de Helsinki envió 1,4 millones
> de botellas de agua finlandesa embotellada a 4.345 kilómetros, a la
> Arabia Saudita. Y aunque el 94 por ciento del agua en botella vendida
> en EEUU se produce nacionalmente, muchos estadounidenses consumen
> agua importada de hasta 9.000 kilómetros, como Fiji, y otros lugares
> lejanos, para satisfacer la demanda de lo que Arnold llama 'agua
> envasada elegante y exótica'.
>
> El empaquetado del agua utiliza más combustibles fósiles. La mayoría
> de las botellas de agua se fabrican con terephthalate de polietileno,
> un plástico derivado del petróleo crudo. 'Solamente la fabricación de
> botellas para resolver la demanda de los norteamericanos requiere
> anualmente más de 1,5 millones de barriles de petróleo, tanto como
> para aprovisionar de combustible a unos 100.000 automóviles de EEUU
> durante un año', anotó Arnold.
>
> Una vez que se haya vaciado, la botella debe ser desechada. Según el
> Instituto de Reciclaje de Envases, el 86 por ciento de las botellas
> plásticas de agua usadas en EEUU se convierten en basura o relleno. La
> incineración de las botellas usadas genera subproductos tóxicos tales
> como el gas clorado y ceniza similar a las que contienen los metales
> pesados que ya causan bastantes problemas en la salud humana y animal.
> Las botellas de agua enterradas pueden tomar hasta 1.000 años para
> biodegradarse.
>
> Por todo el mundo, se utilizan cada año unas 2,7 millones de toneladas
> de plástico para embotellar agua. De las botellas recolectadas para
> reciclar en 2004, EEUU exportó gruesamente el 40 por ciento a destinos
> tan lejanos como China, requiriendo con todo más combustible fósil.
>
> Mientras tanto, las comunidades donde se origina el agua arriesgan que
> el flujo de sus fuentes quede seco. Más de cincuenta aldeas indias se
> han quejado de escasez de agua después que los embotelladores
> comenzaran a extraerles el agua para su venta bajo la etiqueta de
> Dasani, corporación de Coca Cola. Similares problemas se han conocido
> en Texas y en la región de los Grandes Lagos de Norteamérica, donde
> los granjeros, pescadores y otros que dependen del agua para su
> sustento están sufriendo con la extracción concentrada del líquido
> mientras que su agua de mesa escasea rápidamente.
>
> Si los norteamericanos tienen el mayor consumo de agua en botella per
> capita, el crecimiento colectivo más rápido de la consumición radica
> en las poblaciones gigantes de México, la India y China. En su
> totalidad, el consumo de agua en botella en la India aumentó al triple
> a partir de 1999 hasta 2004, mientras que China lo ha más que doblado.
>
> Mientras aumentan los beneficios de las sociedades privadas que venden
> más de 100 mil millones de dólares por año en agua envasada de calidad
> cuestionable, una regulación libre y más eficiente de los sistemas
> municipales permitiría poner en ejecución una distribución de agua
> potable segura para toda la gente del mundo por una fracción pequeña
> del precio.
>
> Actualización de Abid Aslam
>
> Las historias del consumidor son un ingrediente importante en la dieta
> de los medios de comunicación. Este artículo alcanzó cobertura en
> numerosas radioemisoras públicas y apareció en sitios del cyber
> espacio. Quizás lo que atrapó las imaginaciones fue nuestra afinidad
> con el tema: aparentemente, el cuerpo humano y la superficie de
> nuestro planeta se componen sobre todo de agua y sin ella,
> falleceríamos.
>
> En ningún caso, la mayoría de los enfoques privilegió como fuente el
> papel de los investigadores de Washington -la sede de los "think tank"
> medioambientales-, centrándose principalmente en los intereses del
> consumidor (precio, pruebas y consecuencias para la salud humana del
> agua envasada). Cuando decidí escribir sobre el tema quise emplazar al
> Instituto de Políticas Medioambientales (EPI, en inglés), que apenas
> encontró "bonito" lo que hice, aportando un mínimo de contexto y
> antecedentes. Sin embargo, gran parte de la atención del lector
> también se centró en los aspectos ambientales y reguladores.
>
> La información adicional sobre esta cuestión se puede obtener del EPI,
> un anfitrión de los grupos ambientales y del consumidor, y de las
> agencias gubernamentales relevantes: para el agua corriente, la
> Agencia de Protección del Medio Ambiente de EEUU; y para el agua en
> botella, la Administración Federal de Alimentos y Drogas (FDA, en
> inglés).
>
> Merecen mucho más atención las diferentes maneras en que operan estos
> reguladores (en los hechos son reguladores, en general) y su
> estructura y financiamiento, al igual que el resultado de una
> protección desigual de los ciudadanos.
>
> Numerosas otras cuestiones tocadas en el artículo merecen un examen
> adicional. ¿Habría disposición a mejorar y reciclar las preocupaciones
> de la investigación concerniente a los recursos que se consumen para
> librarse de las botellas de agua vacías? Si los sistemas públicos de
> agua pueden entregar un producto más fiable a más personas a un costo
> más bajo, ¿cuándo el informe de EPI dirá, entonces, cuáles son los
> obstáculos a la inversión requerida en EEUU y en los países pobres? y
> ¿cómo los ciudadanos de aquí y allá superarían esos obstáculos?
>
> A algunos lectores o a ciertos guardianes de contenido de los medios
> de comunicación, cualquiera de estas preguntas pueden parecerles
> esotéricas. Entonces, de nuevo, todos bebemos la pócima.